La felicidad da miedo.


 Te diré algo de la felicidad: la felicidad se experimenta como peligrosa, porque nos convierte en solitarios. Lo mismo se aplica a la solución. Con el problema y con la desdicha, sin embargo, nos encontramos acompañados.



El problema y la desdicha van unidos a una sensación de inocencia y de felicidad. La solución y la felicidad, en cambio, van unidas a una sensación de traición y culpa. Por eso, la solución únicamente es posible cuando la persona afronta esta culpa. Si bien no se trata de una culpa razonable, se experimenta como tal. Por este motivo, el paso del problema a la solución es tan difícil. Significa que tendrías que dar un cambio total si fuera cierto lo que te dije, y si tú lo aceptaras así.
Órdenes del Amor, Bert Hellinger
Fuente: Constelaciones Familiares
Fotografía: Jakarta © Jaka Ferdiyanto

No hay comentarios:

Publicar un comentario