Las 12 barreras de la comunicación



THOMAS GORDON, importante psicólogo, conferenciante y escritor, en su teoría "LA DOCENA SUCIA" expone algunas de las actitudes que provocan conflictos en las relaciones personales y son barreras que echan a perder la comunicación:

1.-Ordenar, dirigir, mandar, imponer
“Tú debes. . ., tú tienes que. . .”
Reacción: Tales conductas pueden originar susto, miedo o
bien, resistencia, rebeldía y reto. A nadie le gusta que le
ordenen o le manden, por esto se produce también
resentimiento. Tales conductas pueden romper cualquier
comunicación posterior de parte del otro o provocar una
comunicación defensiva o negativa. A menudo los
individuos se sienten rechazados si sus necesidades
personales han sido ignoradas y se sienten humillados si
tales conductas se dan delante de los demás.

2.-Amonestar, amenazar
“Si no haces . . entonces . . .”
Reacción: Invitan a dar una prueba o a lanzar un desafío.
Pueden lograr que el otro obedezca, pero será solamente por
temor. Como en el caso anterior puede resultar resentimiento,
coraje, resistencia y rebeldía.

3.-Moralizar, sermonear, crear obligación
Tú debías . . , tú deberías . ., ésa es tu obligación . .,
Ésa es tu responsabilidad . . .
Reacción: Las personas sienten la presión de tales mensajes y
frecuentemente se resisten y se desentienden. Tales mensajes
les comunican una falta de confianza: “Tú no eres
suficientemente inteligente”. Quieren imponer una autoridad
externa. La gente a menudo responde con “¿quién dice que yo
debo de . . .?, o “¿porqué yo debo de . . .?

4.-Aconsejar, dar soluciones
“Lo que yo haría en tu caso . . .” “¿Por qué tú no . . .?”aseguro que .
..”“Sería mejor para ti que . . .”
Reacción: No es verdad que la gente quiere siempre un
consejo. El consejo, la advertencia, implican “superioridad”
y pueden provocar que el otro se sienta inadecuado e
inferior. Se suele responder a la advertencia y al consejo
con resistencia y rebeldía: “Yo no quiero que me digas lo que
tengo que hacer”. Aún los niños se resisten a las sugerencias
de los adultos. “Deja que lo piense yo sólo”. Por otro lado,
el no seguir el consejo de alguien provoca sentimientos de
culpa. Si el consejo de otro no parece sensato, el interesado
tendrá que contra - argumentar y perder tiempo en ello, en
lugar de buscar sus propias soluciones. El consejo puede
hacer al otro un ser dependiente, no promueve su propio
pensamiento creativo.

5.-Persuadir con lógica, argumentar, dar cátedra
“¿No te das cuenta . . .?” , “mira que estás en un error” ,
“los hechos son que . . “,
“sí, pero debes entender que . . .”
Reacción: Tales conductas provocan defensividad y a menudo
causan una contra - argumentación. También pueden provocar
que el otro se sienta inferior debido a que implican la
superioridad del que argumenta. La persuasión frecuentemente
hace que el otro defienda su propia posición con mayor fuerza
y que pueda decir:
“Tú siempre piensas que tienes la razón”

6.-Juzgar, criticar, censurar
“Tú eres malo”, “como eres tan flojo . . .”, “estas actuando
como loco”
Reacción: Más que cualquier otro tipo de mensaje, éste hace
que la otra persona se sienta incómoda, inferior,
incompetente, mala, tonta. También puede hacerla sentir
culpable. A menudo responde muy defensivamente; a nadie le
gusta estar equivocado. La evaluación rompe la comunicación.

7.-Alabar, adular, evaluar positivamente
“Tú eres muy bueno”, “Has hecho un buen trabajo”, “Así me gusta . . .
Reacción: No siempre produce los efectos que suponemos. Si se
evalúa siempre positivamente, el día que no lo haga se
interpretará como un juicio negativo.
A menudo el otro siente las alabanzas como manipulaciones o
como muestras de superioridad.

8.-Ridiculizar, ironizar, avergonzar
“Eres un niño todavía”, “idiota”, “lo que mande el señor”.
Reacción: Tales mensajes tienen un efecto devastador:
destruyen la imagen que tiene el otro de sí mismo. Pueden
hacer que la persona se sienta sin dignidad, mala, abandonada
y rechazada. Una respuesta frecuente a tales mensajes es dar
la espalda física o moralmente a quien los emite.

9.-Interpretar, analizar, diagnosticar
“Lo que tú necesitas es . .”, “en lo que estas equivocado es
. . “yo sé lo que tú necesitas . . “, “tú problema es . . “
Reacción: Estos mensajes son amenazantes. Hacer de
psicoanalista con los demás es peligroso y frustrante para
ellos. Si el análisis es erróneo, el otro se resiste; si es
correcto, se sentirá expuesto públicamente, desnudo,
atrapado. Las interpretaciones frenan la comunicación, ya que
desaniman al otro a expresar más de sí mismo.

10.-Consolar, amparar, alentar
“Vamos, eso no es tan malo . . “, “no te preocupes, te
sentirás mejor”, “tu problema se va a resolver por sí solo”.
Reacción: También estos mensajes pueden tener efecto
negativo, pueden hacer sentir incomprensión. “Para ti es
fácil decirlo, pero no sabes lo que yo siento” Si las cosas
no mejoran, se puede sentir resentimiento por haber sido engañado.

11.-Preguntar, interrogar, sondear
“¿Por qué . . ?“, “¿Quién . . .?”, “¿Dónde . . ?”, “¿Cómo .. ?”
Reacción: La respuesta de las personas al sondeo es a menudo
sentirse defensivas o “en el banquillo de los acusados”.
Muchas preguntas son amenazantes, pues no se sabe la
intención. “¿A dónde quieres llegar?”. Se siente que el
interrogador es un “metiche”. Comunica una falta de
confianza, sospecha o duda acerca de la habilidad u
honorabilidad del otro. Descalifica al que tiene el problema
y es interrogado, haciendo pensar que el interrogador es
quien tiene la capacidad de resolver la situación.

12.- Distraer, desviar, hacer bromas
“No hablemos de eso en la mesa”, “eso me recuerda . . “,
“¿por qué no incendias la oficina?”, “Hoy te levantaste con
el pié izquierdo”.
Reacción: Se comunica desinterés en el otro, no se respetan
sus sentimientos. La gente es muy seria cuando necesita
hablar de algo personal. Cuando le responden bromeando, puede
hacerlos sentir heridos o rechazados. Además, los problemas
diferidos rara vez son problemas resueltos. Las personas
quieren ser escuchadas y comprendidas con respeto, si se les
hace a un lado, aprenden muy pronto a llevar a otro lado sus problemas importantes y guardarse sus sentimientos.
Fuente: Mujer Árbol

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario