La autoestima inflada

"La soberbia no es grandeza sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande pero no está sano".
San Agustín
 
 
 
Autoestima inflada:
Con frecuencia, cuando vemos a alguien exigir las cosas, pensar que tiene toda la razón, demostrarle al mundo sus logros y cualidades, etc., pensamos que tiene muy buena autoestima.
Esto es un error.
El que tiene una autoestima alta, se siente seguro de sí mismo.
No tiene necesidad de estarlo demostrando y no necesita que los demás se lo reconozcan.
No cuestiona su valor personal y no lo establece en función del valor de los demás.
No se compara, ni busca la comparación y admiración de otras personas.
La autoestima elevada y sana está basada en:
  • La convicción de ser capaces de enfrentarnos a los problemas de la vida diaria y
  • el reconocimiento de nuestro valor como personas.
    Como seres que buscan el desarrollo y crecimiento propio y de los demás.
Sin embargo, la autoestima alta depende de: 
  • La realidad objetiva y por lo tanto, en el reconocimiento de nuestro potencial real y de nuestros límites y
  • la autoconciencia, que implica aceptar y responsabilizarnos de nuestras conductas y sus consecuencias.
 
¿Cómo se desarrolla una autoestima inflada?
Cuando un niño pequeño, no recibe el cariño y la admiración que necesita para establecer una identidad fuerte, se siente poco valioso e importante y desarrolla una autoestima baja.
 Esta necesidad no satisfecha, de atención y aprobación, puede provocar dos situaciones, aparentemente opuestas entre sí:
  1. El niño y más tarde, el adulto, se dedica a darle gusto a toda la gente, para ser aceptado y aprobado o
  2. exagera su propia imagen, de manera inconsciente, para sentirse bien y no tener que reconocer su inseguridad y su necesidad de reconocimiento y atención.
Cuando se da esta segunda opción y dado que su imagen es falsa, necesita demostrar constantemente que es superior a los demás: el más fuerte, capaz, inteligente, exitoso, etc., para así recibir su admiración y poder confirmar dicha imagen.
 
 
Otros factores que pueden influir en el desarrollo de una autoestima inflada son:
  • La falta de límites.
    Ante esta situación, el niño cree que puede hacer todo lo que quiere. Esta creencia le da una idea equivocada de su importancia, fuerza, poder y control sobre sus padres y quizás otros adultos.
  • Proporcionarle todo lo que desea y quiere y con frecuencia, en el momento en que lo quiere.
    Esta actitud de los padres, no sólo le impide aprender a tolerar la frustración, que es parte de la vida, sino que lo lleva a pensar que él todo se lo merece y que sus deseos están por encima de los de los demás.
  • Permitirle creer que el siempre tiene la razón.
    Cuando esto se da, el niño no aprende a manejar los fracasos ni a aceptar sus errores.
    Una vez que crece, no sabe responsabilizarse de su conducta y culpa a la gente de todo lo que le pasa y por lo tanto, no soluciona los problemas.
  • Decirle todo el tiempo que él es el mejor, el más inteligente, bonito, etc.
    Esto no sólo le crea una imagen distorsionada de sí mismo, sino que le enseña a compararse constantemente con los demás, buscando devaluarlos, para mantener su "superioridad".
Consecuencias de una autoestima inflada
 
Los problemas a los que se enfrenta una persona con autoestima inflada, abarcan las diferentes áreas de su vida, aunque, obviamente, se niegan a reconocerlos.

Algunos de los más comunes son:
  • Se creen perfectos.
    Por lo tanto, no se responsabilizan de sus conductas y no aprenden de sus errores.
  • Se vuelven rígidos, porque no se pueden exponer a que alguien o algo, les demuestre que pueden estar equivocados.
  • Se enojan con facilidad, por lo que tienen problemas en el trabajo y en sus relaciones familiares y sociales.
  • Dado que su seguridad está basada en una imagen falsa, sus estados de ánimo son muy variables.
    Ante el reconocimiento o admiración de los demás, se sienten bien, pero ante la posibilidad de perderlos, se angustian o enojan.
  • Son muy mentirosos, porque exageran cualquier cosa que consideran positiva, niegan todo lo negativo e inventan lo que creen que puede reforzar su imagen.
  • Viven presionados, porque no pueden permitirse ninguna equivocación.
  • No saben trabajar en equipo.
  • No establecen relaciones cercanas, porque:No creen en las relaciones de igual a igual,
    • ellos tienen que demostrar que son mejores que los demás,
    • utilizan a la gente para obtener siempre lo que desean,
    • se enojan ante cualquier comentario o actitud que interpretan como crítica o rechazo,
    • critican constantemente a los demás,
    • ante cualquier error y las consecuencias del mismo, culpan a las personas que los rodean,
    • son muy competitivos y
    • son envidiosos.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario