Dime en que colegio estudiaste y te diré lo que no sabes

Un conocido maestro tenía un suntuoso palacio donde atendía a sus invitados e impartía enseñanza durante seis meses al año. La otra mitad de su tiempo actuaba como maestro en otro país mucho más pobre donde tenía una pequeña casa, muy modesta y desprovista de todo lujo.
 
 
 
Estando en su pequeña cabaña llegó uno de los alumnos al que impartía enseñanza en el otro país y en el lujoso palacio. Este alumno no entendió la escasez, la falta de medios, la vulgaridad y la sencillez de la decoración. Le dijo que con su poderío económico podría con facilidad construirse un palacio a la altura de su valía. Traer suntuosas alfombras del otro país rico. Adornarlo con los mejores muebles, tapices, mármoles…
El maestro le dijo: cuando impartes enseñanza tienes que adaptarla al tiempo, al lugar y a las gentes. De lo contrario no estás haciendo nada…
¿Cuál es el mensaje profundo de este cuento?
La enseñanza tiene que estar actualizada para la sociedad a la que se va a impartir. No tiene sentido contar las recetas que se explicaban a los alumnos en el año 1400, ya que tus alumnos ahora son del siglo XXI. (Si lo haces formaras a personas que podrán defenderse en una sociedad “medieval”)
El lugar donde se imparte la enseñanza estará adaptado a la zona. Por ejemplo, no parece muy lógico situar un edificio de 100 plantas en una ciudad donde hay cinco alturas como máximo
La enseñanza siempre tiene unos destinatarios concretos y el maestro hablará al nivel de sus alumnos. Se rebajará para tirar de ellos y elevar sus conocimientos. El maestro hablará a cada uno según su nivel de comprensión. Por último y no menos importante, es el maestro el que encuentra al alumno a pesar de que a nuestros ojos parece justo lo contrario.
Alejandro Jodorowski- Plano Creativo

No hay comentarios:

Publicar un comentario