Y llegó el día...

Y llegó el día en que el riesgo que representaba permanecer encerrada en el capullo era más doloroso que el riesgo de florecer.

 
Anais Nin
VladimirOlemberg
Fuente: Mujeres de Milagros
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario