Las etiquetas-



Les etiquetes venen acompanyades de indicacions i prescripcions. Si les llegim, apliquem llavors tota l’altra realitat pot quedar eclipsada per aquesta informació. I tendim a cercar els indicis que confirmin aquest diagnòstic.
 

 

 Etiquetar a una persona especialment un nen o un adolescents fa que deixem de veure’l en la seva totalitat i que el focus d’atenció es posi en la seva “etiqueta”.
Si un nen és etiquetat per exemple com agressiu i ens fixem en aquest aspecte sense tenir present tots els altres, qualsevol acció ens confirma que efectivament es un en agressiu, (no podem potser veure que s’està defensant d’un altre, que esta marcant els límits)..

I tristament aquesta etiqueta encapçala els informes i es passa d’un professional a l’altra, moltes vegades sense donar oportunitat a veure’l tal i com és i en la quantitat d’actituds, aptituts i possibilitats que té al seu abast.
Ja no parlem de les sentències:  "aquest serà… " "aquest no podrà mai..."
Devastadores per els pares si s’ho creuen, entre la tristor i la resignació comencen a mirar al seu fills amb aquestes ulleres. I que dir com és per els nens i joves que són víctimes d’aquesta profecia autocumplida... . “ "veus ja deia jo que...”

Avui uns explico un experiment:
 
Ocho personas sanas y diferentes entre ellas (una estudiante de psicología, otros psicólogos, psiquiatras y una ama de casa) fueron internadas secretamente en diferentes hospitales psiquiátricos. Después de haber fijado una cita por teléfono con el hospital, el seudopaciente llegaba a la consulta afirmando que oía voces. Durante la entrevista, los acontecimientos significativos de su historia personal se presentaban tal como eran en realidad. Es decir, sin presencia alguna de a patología.

Enseguida, después de ser admitidos en el hospital, los seudopacientes dejaron de simular cualquier síntoma de anormalidad, aparte de un ligero y natural estado de ansia y de nerviosismo, justificado por la novedad del ambiente.

Nerviosismo que desapareció rápidamente para dejar paso a un comportamiento perfectamente “normal”. A las preguntas del personal sobre su propio estado de salud, los seudopacientes respondían que estaban bien, seguirán escrupulosamente las prescripciones médicas, tomaban los fármacos (sin tragarlos) y se atenían a las instrucciones de comportamiento del hospital. Mataban el tiempo escribiendo observaciones sobre el centro, sobre el personal y sobre los pacientes. A pesar de esto, los seudopaciente, a causa de su etiquetamiento como enfermos por parte del personal médico, tuvieron que permanecer un largo tiempo en el hospital antes de poder ser dados de alta.

En los problemas de comportamiento de los niños y los jóvenes, el proceso de etiquetamiento es una constante que impide la evolución natural y las fases espontáneas de los cambios. Una vez categorizado alguien, por ejemplo como hiperactivo, o bien como provocador, o violento, el ambiente relacional tiende a sobreestimar los comportamientos que no forman parte. El individuo siempre será visto como provocador, aún cuando no lo sea.
 
Anna M Arnau
Terapeuta Gestalt i Sistèmica.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario