Sanar las 5 heridas de la infancia.



Mientras los padres no estén conscientes de sus heridas de la infancia, repetirán en sus hijos la misma infancia dolorosa que ellos vivieron.


Pocas son las personas que podrían contarse entre quienes han tenido una infancia exenta de sin sabores y limitaciones, ya que todas las personas durante la infancia, en mayor o menor grado, de una u otra forma, hemos tenido experiencias agradables y desagradables, necesidades insatisfechas o asuntos inconclusos que si no los enfrentamos y resolvemos, nos acompañarán a lo largo de toda la vida, la mayoría de las veces afectando nuestra autoestima y por tanto las relaciones con los demás.

 A estas experiencias dolorosas se les ha llamado heridas y la mayoría de las veces son resultado de experiencias vividas con los padres o con los adultos significativos.
 
Fuente: Mujeres que Sanan.
 
Anna M Arnau
Terapeuta Gestalt i Sistèmica.
En formació : Especialista en intrevenció sistémica amb families, nens i adolescents des de la mirada de les constel.lacions familiars i pedagogía sistémica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario