Árbol familiar que muta, árbol familiar que sana

Nuestro árbol genealógico, nuestro inconsciente, es como una tribu. Tiene instinto de conservación y un auténtico terror a la muerte.
Miedo a que le traicionemos y nos diferenciemos de él.




Muchas veces ocupamos un lugar que no nos corresponde: el lugar de la mamá, del tío, del abuelo… Pero cuando nace, el hijo es un ser individual y diferente que viene a aportar una nueva información a la mutación del árbol. El árbol está mutando todo el tiempo, las generaciones mutan. Cuando no te dejan mutar, el árbol está enfermo.
Si somos capaces de individualizarnos y de aceptar nuestras raíces, podemos pulir todo ese sufrimiento que arrastramos, todos esos odios y rencores, hasta convertirlo en un gran diamante.
El árbol arrastra mucho sufrimiento, pero también trae consigo muchos dones.

Cristóbal Jodorowsky
Plano sin fin


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario