La terapia es como un soplo de amor en medio de muchas nubes negras.

 
Es importante recordar que para el niño, sus sesiones de terapia deben ser como una isla que le sirva de refugio y de puerto de llegada, en medio de las tormentas y del mar agitado de su vida diaria; que le permita volver a ser niño nuevamente, a ser espontáneo, abierto, lúdico, creativo, confiado.
Es esta isla debe encontrar la calma que lo contenga de fantasmas ansiedades de su mundo interno..
 
La terapia es como un soplo de amor en medio de muchas nubes negras.
 
 
 
 
Loretta Cornejo
Anna M Arnau Terapeuta Gestalt.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario