Para ser psicoterapeuta

.... ¿cuánto amas a las personas en general?

Un amor lo suficientemente bueno como para poder entregarte al proceso a pesar de los cansancios, o de lo difícil del caso, o de los obstáculos que tanto tú como él encuentren en el camino, obstáculos tanto externos como internos.
Es necesario recordar constantemente que el paciente no viene a sesiones para reforzar nuestro narcisismo, ni para hacernos sentir importantes porque en este caso nosotros tomamos el rol del que ayuda al otro.



Muchas veces he visto y escuchado cómo algunos terapeutas se siente orgullosos de sus éxitos, de sacar a un paciente del hueco.
Yo no creo que esta sea la cuestión, tengo muy grabado lo que me enseñaron los Polster " no hay buenos terapeutas, sino buenos pacientes". Y creo que es una verdad inmensa. A nosotros nos queda ser responsables de nuestra función, preparándonos enormemente con nuestro trabajo persona, con supervisiones, lecturas, formación mantenernos al día, etc, para brindar multiplicidad de herramientas en las cuales el paciente pueda ensayar y escoger; pero son ellos, no lo olvides nunca, los que han hecho posible que su proceso siga adelante.

Loretta Cornejo.
Cartas a Pedro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario