Para amansar a los caballos


 Para amansar caballos no hace falta tener mucho talento, ni ser muy valiente, ni saber demasiado de equitación.





Solo es necesario un corazón que los sienta y una mente que se meta en la cabeza del caballo para poder trabajar juntos. No como enemigos.
Martín Hardoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario