Cuando el silencio la envuelva podrá cantar su alma.



Anna: Es que no lo entiendo Maestro. ¿En donde termina el movimiento?
 Beethoven: No termina, sigue fluyendo. Deje de pensar en términos de comienzo y final. No es uno de esos puentes...
 
 
que construye su hombre de hierro; es un interino, como, nubes que se transforman, o mareas cambiantes. 
 Anna: ¿Y como se concreta musicalmente?

Beethoven: No se concreta, va creciendo. El primer movimiento se transforma en el segundo. A la vez que muere una idea, nace otra nueva. En su trabajo se obsesiona con la estructura, en elegir la forma correcta. Tiene que escuchar la voz que habla en su interior. Ni yo era capaz de oirla hasta que me quedé sordo. No es que quiera que se vuelva sorda.

Anna: ¿Esta diciendo que tengo que encontrar el silencio en mi interior para poder oír la música?

Beethoven: Si, si. La clave es el silencio. El silencio entre las notas. Cuando el silencio la envuelva podrá cantar su alma.
Extracto del diálogo de la película -Copying Beethoven:
Fuente Mujer Nagual
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario