Veamos...

Hagamos este simple ejercicio: sumemos las horas del día en que estamos ocupados en cosas ajenas a la mente (trabajar, comer, asearnos, movilizarnos, dormir) y veamos qué tiempo real nos ocupamos psicológicamente de nosotros mismos. El resultado sorprende y preocupa. La mayoría invierte en su autoconocimiento menos de un diez por ciento del tiempo disponible. La consecuencia de este adormecimiento cognitivo y emocional es la automatización.
 


 

 Walter Riso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario