Saber vivo, emancipador

Muy a menudo la escuela da respuestas sin ayudar a formularse preguntas, da respuestas sin que haya habido preguntas previas, mientras que el niño aprende buscando respuestas a las preguntas que se formula. Creo que es necesario restituir a la escuela, un saber vivo, es decir, un saber que no esté osificado, fosilizado, sino un saber dinámico, que aporte algo, y en tanto que aporta algo es emancipador. No es un objeto del que el alumno se tiene que apropiar para devolverlo el día del examen, no es esto en absoluto. 



 Es un saber que rige el deseo de saber todavía más. El aprendizaje genera nuevas preguntas. Y el objetivo de la escuela es hacer emerger preguntas.


 
  Philipe Meirieu
  Ilustración de Katy Hare


No hay comentarios:

Publicar un comentario