La oscuridad y la luz



Es temprano y el niño, que juega en su habitación, le dice a la luz:
-Tengo miedo a la oscuridad.
La luz le responde:
...
-No te preocupes, yo aún estoy aquí.
Más tarde, por la noche, cuando todo está totalmente oscuro, la luz ya no está. Se ha ido.
El niño atemorizado espera en su cama en silencio.
-Estoy aquí- dijo de pronto una voz.
-No te veo- respondió el niño.
-No tengas miedo- respondió la voz- nosotros no nos podemos ver, pero estamos aquí juntos. La oscuridad es grande y tiene todo dentro de sí: tiene a la luz, a mamá, a papá, a los demás niños, a los juguetes y también a la cama donde duermes.
El niño calla tranquilo, apenas si comprende.
-Ahora cierra los ojos y a dormir- dijo mamá y le dio un beso tibio e invisible.

 



                                                                      Mónica E. López
 


Fuente: Estrategias Educativas

No hay comentarios:

Publicar un comentario