Dialogo interior..


Nos hablamos incesantemente a nosotros mis­mos acerca de nuestro mundo. De hecho, man­tenemos nuestro mundo con nuestro diálogo interno. Y cuando dejamos de hablarnos sobre nosotros mismos y nuestro mundo, el mundo es siempre como debería ser.
 
 
Con nuestro diálogo interno lo renovamos, lo encendemos de vida, lo sostenemos. No sólo eso, sino que también esco­gemos nuestros caminos al hablarnos a nosotros mismos. De ahí que repitamos las mismas eleccio­nes una y otra vez hasta el día en que morimos, porque continuamos repitiendo el mismo diálogo interno una y otra vez hasta el preciso momento de la muerte. Un guerrero es consciente de ello y lucha por detener su diálogo interno.

Don Juan Matus en el libro "La rueda del tiempo" de Carlos Castaneda

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada