Set Fire To The Rain




Y dejo que caiga, mi corazón,
y según cayó, tú apareciste para reclamarlo,
está muy oscuro, y yo estaba acabada,
hasta que existe mis labios y me salvaste,
mis manos, eran fuertes,
pero mis rodillas eran demasiado débiles
como para sostenerme en tus brazos sin tener a tus pies.

Pero hay una parte de ti que nunca conocí,
nunca conocí, todas las cosas
que dijiste nunca fueron ciertas,
nunca fueron ciertas,
y los juegos a los que jugaste, siempre los ganaste,
siempre los ganaste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario