Lo inexplicable


¿Quién pone nuestra mente a divagar?
¿Quién empuja a la vida a emprender su viaje?
¿Quién nos mueve a pronunciar estas palabras?
¿Qué espíritu se oculta tras el ojo y el oído?
 

Eso que es el oído del oído, el ojo del ojo y el verbo del verbo; la mente de la mente y la vida de la vida. Quienes van en pos de la sabiduría pasan al otro lado, y, dejando este mundo, se vuelven inmortales.
Allí donde no accede el ojo, ni las palabras, ni la mente. ¡No sabemos, no alcanzamos a entender cómo explicarlo! Él se halla por encima de lo conocido y lo desconocido. Así lo oímos a los ancianos sabios que tal verdad dijeron.
Kena Upanishad (I. 1-3)

No hay comentarios:

Publicar un comentario